Lo que está pasando

Una y otra vez, vuelta a lo mismo, en círculos, una elipse continua. Principio, nudo y desenlace. Inicio y final como sinónimos. Da igual como los coloques. Cada historia que acabas implica que ya has comenzado otra cuyo destino es ser terminada y que se entrelazará con otra que inicias.

Me voy al cine. Quiero, necesito fantasía. No puedo con la realidad, es pesada, aburrida, psicológicamente claustrofóbica. Necesito dejar de ser yo y que el vacío del alrededor, este catálogo de posibilidades no materializadas, desaparezca durante un rato.

Esa foto es mentira, lo que transmite no es cierto. Tú no eres así. Puede que tú te sientas, que te sueñes de esa manera, pero la imagen que das, que proyectas, es muy diferente.

Hay que ver lo que hablas y hablas, sin parar, sin descanso, sin sentido, para no decir nada.

No es que esas camisas y esos pantalones hayan envejecido, es que estás cinco versiones, cinco temporadas, más allá del ti que los compró.

Con lo fácil que parece ahí arriba sobre un escenario y luego aquí abajo, a pie de calle. Aquí las palabras no son iguales de protagonistas. No se dicen. No se escuchan. No se entienden. No se usan.

Nos imaginamos pero no nos encontramos, nos soñamos pero no nos buscamos, así son las noches de insomnio. Nos buscamos pero no nos encontramos, nos imaginamos pero no nos soñamos, nos tocamos pero no nos sentimos, así son las tardes de primavera, verano, otoño e invierno.

Repúblicas que actúan como monarquías. Políticos que se comportan como estrellas del entretenimiento. Artistas que actúan como referentes morales. Periodistas sin ética periodística.

¿Has probado alguna vez a grabarte cuando cantas una canción completa de principio a fin? Hazlo y escúchate después. Verás…

Bienvenido al excitante mundo de la creatividad artística. ¿Preparado para despertar envidias, ser criticado sin piedad y avasallado por egos gaseosos? ¿Listo para ser admirado por personas inteligentes y humildes, reconocido por profesionales exigentes y comprometidos, requerido por los que un día se verán a sí mismos como tú te ves ahora?

Da igual el tiempo que pase, hay discos que siguen siendo tan impactantes como el día en que se lanzaron. Hay mañanas soleadas en que sigues vibrando con Ray of light, momentos de soledad en que reproduces en tu cabeza The power of goodbye y atardeceres en que desertizas el paisaje para moverte sobre él al son de Frozen.

No sé qué pretendías, pero no lo has conseguido. A no ser que tu objetivo fuera el de ser ignorado. Entonces sí, misión cumplida.

Ese momento en que terminas de leer un libro que te ha tenido atrapado durante días, al que has acudido cada vez que tenías un momento libre, que los creabas incluso para recluirte en él. Esa agridulce sensación de orfandad, de vacío, de falta de ficción.

Siempre hay una pieza en los informativos que tiene como fin contarnos que hay algo creado en nuestro país que están batiendo records o alguien con quien compartimos nacionalidad que es deseado y admirado a nivel mundial.

Ya sabes, “una es más auténtica cuanto más se parece a lo que siempre ha soñado de sí misma”. No es una frase sin más, veinte segundos de una película, es una verdad universal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s