Muerto de sueño

Solo pienso en volver a la cama. Podría decir que es debido a que es viernes y se nota el cansancio de la semana. Pero no, te estaría mintiendo. Esto pasa por ponerme a follar un jueves a medianoche. Un jueves, sí. Y no son horas, ya lo sé. Antes de comenzar piensas para ti, no, que luego mañana voy a estar hecho una mierda. Tal y como estoy ahora, apoyándome en cuanto puedo para no caer. Pero te lo dices a medias, con la boca pequeña, porque luego, claro. Cuando ayer noche estábamos en la cama ven y dime tú que no, que a dormir sin más para no estar hoy cansado. Te hubiera soltado cualquier exabrupto.

Volviendo a lo de dormir, esa era la intención, o al menos mi propósito, y quiero pensar que el suyo también, que ya tenemos una edad, que si el rollo zen, el autocontrol, el… Una mierda. Carne, piel con piel y besos, muchos besos, ¡mogollón de besos! Húmedos, largos, calientes,… A la mierda el cerebro. En cuanto suspiré de gusto supe que estaba perdido y que iba a por todas. Y así fue, entregado complemente en alma, cuerpo y corazón, y manejando perfectamente esa compleja combinación que es respiración, flexibilidad, potencia y resistencia. Que cómo se hace. Pues, la verdad, ni idea, supongo que es una mezcla de experiencia, ganas de hacerlo bien y empatía con la otra persona. También te diré que estar caliente como una hoguera y que el otro te ponga como una moto ayuda.

Y de eso, conexión, tuvimos un rato largo. Que si de un partido de fútbol se hubiera tratado, lo de anoche hubiera sido una goleada por ambas partes con resultado final de empate. A lo mejor perdí yo, o gané por la mínima, no sé, lo que sí tengo claro es que me lo pasé en grande y que he dormido como un bendito, bien relajado. De un tirón hasta que ese horrible monstruo comenzó a sonar aporreando repetidamente mi cabeza, antes incluso de que saliera el sol, a las seis y media para ser exactos. Tal y como lo oyes, ¡a las seis y media! Así que teniendo en cuenta que el partido fue largo, con prórroga incluida y tiempo extra de regalo por decisión del árbitro que llevo dentro de mí, calcula cuánto he dormido. Estoy a base de café. Llevo ya tres y los que me quedan. Bien cargados, y sin azúcar, a ver si con el amargor me hacen más efecto.

Volviendo a esta mañana. Me he duchado con la puerta cerrada, he desayunado sin escuchar la radio, he salido de casa de puntillas para no hacer ruido alguno porque él seguía en la cama, como un bendito, con una cara de felicidad… ¡Ay, qué tierno! Si es que parece que pudiera verle aquí mismo, al alcance de la mano, como si fuera un holograma.

Qué guapo así iluminado con la luz que entraba desde el pasillo, me he dicho al ir a darle un beso de buenos días, del que él no se ha enterado, por supuesto. Mírale, qué a gusto se quedó y qué bien se lo pasó, me he dicho también al ver cómo se sonreía al notar que le estaba besando.  En fin, pues eso, que estuvo muy bien, un buen final para una primera cita. Espero que luego al llegar a casa no me encuentre con que me haya desvalijado. Si no lo ha hecho le propondré volver a vernos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s