Nunca te fijas en mí

Iba en el metro como cualquier otro día, abstraído a mis pensamientos o buscando alguna idea para escribir. Subía las escaleras de Plaza de España, las que te llevan desde los sótanos de la línea 10 hasta poder respirar en la calle. Ese recorrido le habré hecho tal cantidad de veces que no podría poner un número exacto… pero en aquel momento hubo algo diferente, un detalle que no había descubierto hasta ese momento.

Mirando hacia el techo, justo antes de que las escaleras mecánicas llegarán a su fin miré hacia el techo y allí estaba algo que debía de llevar allí toda la vida pero yo no había parado en ello: Una composición con el zodiaco y todos sus signos.

Tantos años y allí estaba. A veces vamos tan ensimismado en una misma idea desde hace mucho tiempo que de repente, cuando menos te lo esperas, descubres algo nuevo que estaba ahí delante de tus narices y no habías observado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s