Int. noche

Una cama. Tú y yo. Meses después no lo recordaba. Vamos, me la pelaba. Me daba absolutamente igual. No me entristecí. Nada. Mi autoestima estaba por las alturas. Flotaba por encima de las nubes. No fuiste de las pocas personas que sentí que me hiciera realmente caso ¡Qué va!. No pensé nunca más en ti. Ni con quien saliste. Ni espíe, sin querer, aquella noche borracho en aquella esquina. No, simplemente fuiste uno más. Uno más de tantos. Muchos. Tantos que no recuerdo sus caras ni sus nombres.

No recuerdo nada. Lo he borrado. De un plumazo. Eres un suspiro. Fuiste un guiño breve. Un contrato temporal de un día. Nunca pensé que seguiríamos. Porque ahora lo que más deseo es estar con alguien. Sin duda alguna. Estoy deseando conocer a alguien. Enamorarme. Irme a vivir con él. Casarme. Adoptar niños. Es la ilusión de mi vida.

Y no, no lloró cuando escucho Int. noche de Zahara. Ni voy en el metro y los ojos se inundan. Ni respiro, espiro para no descontrolarme. Ni son esos tres minutos de canción donde recuerdo todo…

…pero todo termina cuando acaba la canción, y esto si que es de verdad. El jueves la volveré a llorar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s