Man on the moon

Te descubro en todas partes pero siempre eres distinto porque nunca eres tú. Solo podrías serlo. Buscándote me he acostumbrado a las posibilidades que se esfuman. Se esfuman y reaparecen y entonces me vuelvo a entusiasmar. Podría merecer la pena. Siempre ese podría en mi cabeza. A veces lo enciende una mirada o una sonrisa apenas intuidas, a veces un poco más, una carrerilla que no arranca, un polvo mejor que los otros, una tarde en la playa, promesas que se dicen por decir, como casi todas las cosas bonitas. Después toca aterrizar, pero desde la luna nunca es fácil.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s