SOMEWHERE

Espera, espera, calla, sube el volumen. Me encanta esta canción. ¡Es maravillosa! Mira cómo se me ha puesto el vello. La habré escuchado un millón de veces y me sigue pasando igual que la primera vez. Era un niño y me sentí levitar. Entonces no entendía la letra y me la inventaba, la tarareaba intentando descifrar cuántas palabras componían cada estrofa para acompasar el movimiento de mis labios al de sus voces.

Hacía mucho tiempo que no tenía ocasión de disfrutarla y sigue sonando tan grande… tan redonda… tan perfecta…

Tardé años en conseguir la cinta que reproducía una y otra vez. Con el tiempo la compré en cd porque pensaba que así la tendría con un audio de más calidad. Hoy la escucho en el ipod u online. Y da igual. Más de cincuenta años desde que fuera compuesta, grabada y dada a conocer y a mí me sigue alterando, inundándome de algo que no sé muy bien cómo definir.

Ponte la mano en el pecho, en el corazón, ¿no la sientes vibrar ahí? ¿Cómo te llega? ¿Cómo te surge a ti desde ahí? ¿No deseas cantarla, gritarla? Déjate llevar y vívela, sonríe su alegría, que lleguen las lágrimas de felicidad a tus ojos, que se te pongan vidriosos de la emoción.

No importa que la haya escuchado en multitud de ocasiones, unas veces de fondo, otras mientras veo la película completa o busco el clip en youtube, corriendo, paseando, de camino al trabajo a primera hora o viajando en autobús, o pasillo arriba pasillo abajo como hacía en casa a modo de descanso cuando estaba agotado de tanto estudiar, aburrido de horas y horas sin que ocurriera nada.

Y tus manos, míralas como piden lo mismo que su letra, abrazar, tocar, querer, ese llevar a cabo, sentir esa plenitud. ¿Puede haber algo más grande? Dime, ¿puede haberlo acaso?

Esa magia, esa capacidad de concentrar toda la energía que haya a tu alrededor y hacerte desear, soñar, imaginar que es posible, un tiempo, un lugar donde todo será más fácil y fluido, más sencillo y auténtico, sin excesos ni manchas, sin malas intenciones, donde nos tengamos en cuenta los unos a los otros, nos pensemos, nos respetemos… Nos miremos a los ojos y nos sostengamos la mirada, donde lo que se diga sea la verdad, la auténtica verdad, esa que es primero sentida, después pensada y finalmente hecha gesto y palabra con que transmitir y compartir su honestidad y su transparencia.

Vuelvo a tus ojos. Míralos, ¡mírate en el espejo! Es mucho más que su verde, su azul o su castaño lo que ves. Estás accediendo a lo más hondo de ti y proyectándolo hacia el futuro, te hace regresar a quien eres de verdad y te traslada a quién quieres llegar a ser.

Qué más da dónde estés. Cualquier sitio es válido para esta canción, lo mismo da la trasera de un edificio o un patio interior como se veía en la película. Suena bien en cualquier emplazamiento, no hay escenografía que se le resista. Donde quiera que estés ahora vale.

¡Somewhere es aquí, ahora, ya!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s