There’s a star in the night sky

La madrugada. Salgo del coche. No puedo dormir en su interior. Hace mucho calor, demasiado incluso para lo que era lo habitual. Él sigue durmiendo.

Miro a todos lados y me siento muy pequeño. Las estrellas brillan a mi alrededor, como nunca se pueden ver en la ciudad. Pero aquí, averiados en medio de la nada, es el mayor espectáculo del universo. Él se despierta y se sienta junto a mí a mirar.

Las estrellas que vemos son estrellas muertas cuyo brillo todavía viaja por la galaxia a toda velocidad como si fuera un recuerdo. Como nosotros mismos. Te pregunto si cuando ya no estemos seremos como estrellas. Si se nos recordará como una de ellas, aunque no esté viva sigue viéndose hasta que un día desaparezca como si nunca hubiera existido.

Te miro. Me miras. Nos miramos. Volvemos a mirar alrededor. Todo es espectacular. Todo este momento es único. Único y contigo. Tan cerca y tan lejos. Tan juntos y tan separados.

  • ¿Me recordarás cuando ya no esté? – le dije
  • Serás mi estrella a seguir – me respondió con media sonrisa
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s