Y si te dijera que no

Por aquellas cosas que no se dicen por miedo

Y si te dijera que no, que ya no me conformo con este ir y venir de estaciones que empiezan y acaban. Que no, que el corazón se me desnuda cada noche, con cada respiración, con cada movimiento de dedos que imaginan que acarician tu cara. Y si te dijera que no, que la vida ya no es un futuro incierto sino un presente incuestionable. Que no, que por mucho que nos movamos, que nuestros pensamientos viajen a destinos que no hemos explorado nunca, sigo aquí, visitando el hueco que se queda en la cama cuando el calor es sofocante. Y si te dijera que no, que ya está bien, que el cuerpo no aguanta el peso de la gravedad, que se eleva cada vez más, primero a un palmo del suelo, más tarde a dos, para poder tocar el cielo en ocasiones, cuando una palabra que no me espero sale despedida de tu boca y pasea por mis dientes, como si bailara. Que no, que escribiré millones de cartas que no enviaré nunca, que no leerás al irte a dormir, que no veré una lágrima de alegría cuando las palabras te atraviesen. Y si te dijera… que no, que ya no.

Anuncios

Un comentario en “Y si te dijera que no

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s