Todo es muy fácil si uno se centra en un punto concreto y consigue fijar la atención…

…como la de aquel chico. Mi trayecto no era muy novedoso, el mismo recorrido, las mismas caras, pensando en las últimas noticias del Telediario que son para echarse a llorar y no parar, viendo las nuevas poses y comentarios de Twitter a la que todavía no sabes porque la gente le da a “Me gusta” a un “Buenos días”, las mismas personas alrededor… excepto él.

Él era la novedad. Él era el punto concreto en el que fijar la atención, sin querer, de aquel viaje. Aunque sea para ir al trabajo se viaja (“Desplazarse [un vehículo] siguiendo una ruta o trayectoria”). Un viaje de más de una hora y cuarto de camino de ida y otro tanto de vuelta.

¿Qué tenía él? Lo que se dice “un algo”. Era guapo, pero tampoco excesivamente, uno de esos hombres que puedes encontrarte saliendo y entrando de los vagones. Tenía encanto y lo que llamamos entre mis amigos: personas maridables. Leía y escuchaba música al mismo tiempo. Unos vaqueros bien encajados que dejaban ver un cuerpo imperfecto, pero en la imperfección se encuentra la felicidad.

Ninguno somos perfectos, ni debemos aspirar a serlos. Asumir nuestras debilidades y fortalezas y sacar ventajas de ellas. Y así pasé cinco minutos, entonces sonaba eso de “Todo es muy fácil si uno se centra en un punto concreto y consigue fijar la atención…”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s