El papel protagonista (II)

Tras dejar a Andrés, Juan entra en su casa estornudando. Habla consigo mismo mientras se pone cómodo.

Joder qué ataque de alergia más tonto me ha entrado, venga a estornudar sin parar… Y no paro de llorar… Este kleenex está ya hecho una mierda, se me va a quedar pegado en las pestañas. Mejor papel de cocina, que es más resistente, aunque te deja la piel fatal, toda reseca. Y si te echas crema hidratante, peor, es como si activaras el mecanismo del estornudo… Debo tener la nariz roja a más no poder, como si me fuera a estallar. Y los ojos aún más rojos. Inyectados en sangre. No quiero mirarme al espejo. O sí. Ahora lo hago….

Busca el espejo y se mira.

Seguro que la vecina ha pensado que me he metido algo, ¡si no son más que las siete de la tarde! O que tengo un disgusto tremendo. Mal pensada que es la gente… O quizás no tanto. A lo mejor no es alergia lo que tengo y estoy psicosomatizando lo que llevo dentro. Ya que no lo suelto y no lo lloro, mi cuerpo se pone a hacerlo por mí. O abro yo la compuerta o la abre él, pero la presa está llena y el muro de contención ya no puede más. O lo vacío yo o mi cuerpo por algún lugar tiene que hacer aguas. Y no hay mejor manera de unir síntoma y metáfora que las lágrimas. Cuánto cuesta, eh. Lo fácil que es sentir por dentro y notar cómo no queda sin recorrer ni un centímetro de tu interior por cada sensación, y en cambio hacia fuera, ¡todo hieratismo! En la vida real el arte que más se parece a cómo sentimos las personas no es el de la interpretación, ¡es el de la escultura! Fríos como piedras, áridos como el granito… Tiene su punto retador lo de mirarse fijamente en un espejo… De verdad, a los ojos. A ti mismo. Desde tu yo exterior a tu yo interior. Desde el que llevas dentro al que eres por fuera. Desde el que quieres ser al que eres capaz de ser.

Estornuda, coge el papel de cocina que lleva en el bolsillo y se seca tanto la nariz como los ojos. Se dirige hacia el sofá, echando aún una mirada desde allí al espejo y cogiendo el rubik que está en la mesa de centro.

¿Ves? Yo mismo me lo estoy pidiendo, sácame de aquí, ábreme la puerta y hazme salir. Lo que más fácil parece gestionar en esta vida, que es a uno mismo, y cuando menos te lo esperas te encuentras con que no tienes ni manual de instrucciones ni es tan intuitivo como te creías… Eso que tantas veces digo, ponte a navegar y ya verás como es una web superintuitiva, cuando bajes del tren, ponte a andar y sigue las indicaciones, que son muy intuitivas…  A veces  crees que estás cerca, que ya casi lo tienes, que un click más y conseguido. Como cuando te pones con el puto rubik, que con un movimiento más vas a hacer que cada cara ya esté de un único color. Una roja, otra verde, amarilla, blanca, naranja, azul. Pero no, haces ese mínimo movimiento y ya te ves más lejos. Y entonces lo dejas, cuando seguro que estabas bien cerca… Supongo que solo sabemos actuar en base a los sentidos, a lo tangible, a la vista, al oído, al tacto. A veces nos iría mejor si fuéramos como los perros o los gatos, que son capaces de percibir más allá y se dejan llevar por las vibraciones que les indica lo que está bien y lo que está mal, lo que les puede ayudar y aquello de lo que deben alejarse o a lo que acercarse.

Deja el rubik sobre la mesa y vuelve al espejo.

Eso sí, esto de la alergia y las lágrimas te deja unos ojos y una mirada de una intensidad y un dramatismo digno de un Goya o un Oscar con toda la platea en pie aplaudiéndote a la hora de recoger la estatuilla. Qué momento sería ese, ¡qué momento! Llevo soñando con él desde los dieciséis años. No es que aspire a que ocurra de verdad. Bueno, quizás sí, pero en cualquier caso es un bonito sueño. Y está claro que sin sueños no somos nadie. Lo mejor de esta vida muchas veces no está en la realidad, sino en los sueños y en la ficción que nos sacan de ella y nos la evitan.

Se seca los ojos nuevamente con el pañuelo y vuelve hacia el sofá. Se apagan las luces.

Fin de la escena.

Anuncios

Un comentario en “El papel protagonista (II)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s