Make me like you

Podíamos llamarnos novios porque sabíamos que no era más que un juego. Las etiquetas solo asustan cuando son verdad. De haber sentido algo sólido, hubiéramos recurrido a eufemismos que prolongasen el misterio. Tú y yo, en cambio, nos sentíamos cómodos en esa distancia que nunca desaparecería y por eso jugábamos a preguntarnos cómo había ido el día aunque en el fondo no nos importase. No te hubiera gustado presentarme como novio oficial a tus amigos, ya lo sé. Lo más extraño llegó después, cuando encontraste a alguien y me sentí vacío por haber perdido algo que nunca fue nada.

Fotografía: Cain Q.

Anuncios

3 comentarios en “Make me like you

  1. A menudo jugar en las relaciones hace que nos recreemos en ellas y finalmente, quizás, lleguemos a creernos algo de esa relación. ¿Es realmente divertido jugar en el trato con otros? Algunas veces en ese divertimento o enredo, como pasa en los juegos, hay ganadores pero también perdedores.

      1. A veces, sí, otras veces sólo hay perdedores: algunos reconocidos y otros que no lo quieren reconocer. En mi visión personal, en asuntos de sentimientos no tendría que haber cabida ningún tipo de juego.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s