Desnudo

Me desnudo ante ti. No para provocar, si no para que veas con la mayor precisión posible lo que soy, lo que no soy y lo que nunca podré ser. Lo que queda de mí para ti, todo lo que tengo que aportar a lo nuestro, si es que llega a haber un “lo nuestro” más allá de esta madrugada. Esto es un punto de partida con el cronómetro a cero.

 

Junto con la ropa, dejo caer las ideas preconcebidas. Desabrocho el apretado cinturón de los roles reduccionistas y de los tópicos desgastados. Te muestro toda la neutralidad que es capaz de traslucir mi voluntad más desnuda. No interpreto, estoy cansado de hacerlo, harto de dar cobertura al que realmente respira en este cuerpo.

 

Te voy a ahorrar los antecedentes. Retiro las sábanas y todo lo que hasta ahora me distraía de ti. Dejo al borde de la cama las premisas previas, ítems de arena que se deshacen en saliva nada más pronunciarlas. Me desprendo de cualquier prejuicio sobre ti que me impida conocerte tal cual eres. Elimino de mi cuerpo los velos que solo sirven para dilatar el tiempo hasta alcanzar la desnudez que quiero ofrecerte.

 

Deshago el nudo de la corbata porque he llegado a ti sin dueño, sin ataduras. Desabrocho y dejo caer el arnés al suelo, con el mismo estrépito que dejo caer cualquier juego superfluo de poseedor y poseído. Paso del tira y afloja de una conquista dramatizada.

 

He apartado mis zapas a un lado, donde no puedas verlas ni olerlas. Esto no es un cuadrilátero para ganadores y vencidos. Mi aroma es el que percibes, el de la valentía que me nace de superar el miedo, para borrar el pánico previo e inútil que me viste de un personaje que no soy yo, ese que solo deambularía en espiral para retrasar mi acercamiento pleno a ti.

 

Lavo mi alma a plena luz para evitar sospechas o falsas interpretaciones de la desnudez integral de la que te hablo. Hay mucho que suponer sobre mí, pero en esta entrega tendrás claves para dudas futuras. No hay más allá de lo que verás cuando termine de desnudarme. Frente a ti, de pie, tal cual llegué a este mundo. No hay nada más.

 

Anuncios

3 comentarios en “Desnudo

  1. Más que un acto de entrega opino que es un acto de compartir tu ser auténtico con otro ser, mostrarte tal cual eres sin ocultar nada ni tampoco aparentar otra cosa que no sea real. Entregar es poner en poder de otra persona algo y nadie debería estar en poder de otra persona.
    En fin, es mi parecer particular. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s