FULGOR

Deberían prohibir que los niños entrasen en Disneyland. No hay peor veneno que la ilusión ni monstruo más aterrador que la quimera. Pero tú, ajeno a las advertencias, todavía te atreves a adentrarte en la piscina sin haber terminado el proceso de digestión. Escupes tu orgullo al destino y te zambulles en aguas que nunca habían estado tan tranquilas. La calma precede a la tempestad, sí, pero nunca has tenido problemas en disolver tu cuerpo. Todo pasa. Todo se supera. Todo se olvida. Todo se repite.

Correrías por bosques donde la humedad le echase un pulso a tu respiración. Podrías dormir en cualquier motel de carretera acompañado de cristales que no mucho antes eran translúcidos. Pasarías años en el castillo de Drácula. Serías un faraón enterrado con una maldición que supera tu propia existencia, y lo soportarías sólo por volver a escuchar los susurros de Ra. Habrías preferido vivir como un vampiro, pero ellos jamás podrían crecerse en la luz como lo haces tú.

Anuncios

Un comentario en “FULGOR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s