Keep on dancing

Vengo de una tribu donde el silencio equivale a estar muerto. Fui concebido entre teclas y cuerdas con un organismo marcado a compás y batuta. Me crié en una armonía acústica donde las corcheas jugaban en clave de Sol, perdí la inocencia con un fa sostenido y aprendí a escribir mi propia melodía suspendiendo las clases de solfeo. Descubrí que los ritmos van más allá de las partituras y que los instrumentos desafinados también atraen. Me estremezco con cada pizzicato que roza mi piel y me dejo poseer por el sonido de los sintetizadores. Colecciono canciones que me desgarran y me recomponen, incluso recopilo algunas melodías insustanciales. Todo aporta, todo suma, todo vale. La música es mi escudo, mi espada y mi cicuta. Soy un león que se alimenta de acordes y que ruge con el vigor de un violonchelo.

Soy el rey de la pista, y bailaré cualquier melodía que esta puta vida me ponga por delante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s