SONETO CREEP

De tanto reincidir en el puro amor,

con todos los labios en su boca,

la misma piel su mano nunca toca.

De tanto que ama, vacío queda sin pudor.

 

Llamadle generoso en su pulsión,

pero tratadle como al escorpión,

que con su propio veneno busca salvación,

y en lo mucho que da, haya nula consolación.

 

Tan pronto en su pecho les acoge,

y aunque en sus abrazos se desarme,

con el alba de sus sentidos se desvanece.

 

Donde haya refugio para quedarse

y un lecho para todos los despertares,

asomado a las ventanas convoca al viento para escaparse.

 

Imagen: “Narciso” de Gabriel Grun

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s