Feeling so real

Roberto llegó entre la niebla, como si estuviera en medio de la nada. Poco a poco empezó a vislumbrar aquella playa iluminada. A medida iba caminando se podía perfilar las siluetas de personas. Desde un bebé que reía, pasando por un niño pequeño callado, hasta un adolescente con cara de enfadado, un veinteañero con dudas, un hombre feliz, y una persona perdida.

No sabía como podía ser aquello pero Roberto estaba sintiendo como si se comunicaran con él. Tenía la extraña sensación como si estuviera hablando consigo mismo.

Descubrió que era él. Sus yo pasados, el que tenía ilusiones, el que las había perdido, el que no sabía exactamente que es lo que quería de la vida. Pudo observar como se sentía cada uno de ellos, en lo bueno y en lo malo, era como si fuera una película, pasando a toda velocidad, ¿Estaría muerto? ¿En el purgatorio? ¿Qué es lo que le había sucedido?

El último de ellos se pegó a él, se acercó a su oído y le dijo “Has aprendido. Llevas todas estas lecciones. Estás preparado para dejarte llevar”

Entonces sintió un golpe en la tripa como si una cuerda atada a su cintura le estuviera tirando hacia atrás, a toda velocidad fue desapareciendo la playa, se perdió entre la niebla y abrió los ojos en aquella cama. Alguien junto a él lo miraba, tumbado. Sonrió. Había encontrado la clave.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s