Disgresiones con vodka

-Un vodka con naranja, por favor-

 

¿Cuándo perdiste la inocencia?

 

¿Cuándo dejaste de prepararte para amar en una primera cita, y empezaste a armarte para matar en el encuentro inicial?

 

¿Cuándo la piel dejó de ser un territorio por conquistar para ser un ring en el que noquear el goce instantáneo?

 

 ¿Cuándo perdiste el gusto definido y te conformaste con tragar todo lo indefinido?

 

¿Cuándo olvidaste el boli de anotar los detalles importantes e hiciste de lo superfluo lo único?

 

¿Cuándo te  olvidaste de perfumar las sabanas de algodón egipcio y bajo ellas colocaste el protector impermeable?

 

¿Cuándo dejaste de ser granjero con una casa en la Pradera para ser cazador furtivo en serie?

 

¿Cuándo olvidaste “vuestra canción” y te ocupaste solo de actualizar una lista Deep House en el Spotify que remarque el “plof plof” de las embestidas?

 

¡Baila macho! ¡Baila! Pero no trates de hacer la herradura completa, que eres fino de piernas y más que vaquero pareces unas pinzas de depilar.

 

Eres el nuevo Prometeo del poliamor, y gozas de tu castigo divino, que una y otra vez te devoren, no el hígado, si no la polla.

 

Y esperas que, cada vez que berreen vuestra canción de ahora, él te ofrezca el culo como una gata en celo en mitad de la ceremonia de los Grammys. Ya no bailas lento el Take this Waltz ni te emocionas cual Dana por “All kinds of everything”.

 

-Camarero, una Cocacola doble por favor-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s