Fuego al corazón

El otro día me encontraba esperando en una estación de tren. Las estaciones tienen esa magia y encantado que, quizás, no tengan siquiera los aeropuertos. Algo de tradicional, de ver los trenes salir a lo lejos, en algunas ocasiones personas corriendo junto al mismo para despedir a esa persona especial que se va deseando que regrese.

También es un lugar perfecto para dejarse llevar por la imaginación: Entre toda la gente que esperaba mirando una pantalla para saber donde tendría que coger el tren nos encontramos con una chica con una maleta a la que tenía anudado un globo de corazón gigante.

En ese instante vi que esa chica se iba de finde romantico, con un novio encantador. Quizás no era un chico guapo, pero si de los que se llaman apañados. Le llevaría a una casa rural perdida en algún pueblo cercano a Madrid. Darían paseos por la montaña, pasarían las noches abrazados mirando a la lejanía, haciendo planes de futuro…

…pero por otro lado la imaginación puede ser mucho más cruel: Quizás el globo de corazón gigante era una venganza de ese novio, una forma de llevarla a algún lugar encantador para después decidir dejarla por el más puro egoísmo o ganas de hacerla sufrir.

Conclusión: La mente es tan maravillosa como horrible. Cuidado cuando los pensamientos negativos deciden invadirla incluso en la imaginación. No podéis dejarla que se vaya más lejos, no sea que después sea complicado regresar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s