Pequeños detalles sin importancia

Él iba leyendo un libro, ajeno a lo que le rodeaba. Ella se encontraba jugueteando con el móvil. De repente un frenazo hizo que ella perdiera el equilibrio. Él, viendo que ella podía caer, hizo el amago de agarrarla. Ella, en un arte de gran proeza, se agarró a tiempo a la barra. Él sonrió sin que ella se diera cuenta, pero yo si me di cuenta. Quizás sea uno de esos pequeños detalles sin importancia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s