Invasión

Llega la madrugada pero no llega el sueño. Otra vez ha sucedido. Mi mente se dispersa y busca en diversos recovecos respuestas a preguntas que nunca voy a poder resolver.

“Necesito saber dónde van a parar las noches
Que me pongo a pensar en esta ciudad
En todo lo que tengo que correr para largarme fuera”

Suena esa canción en la radio. Me relajo. Me estiro en la cama. Siento como cada gota del sudor recorre mi cuerpo. Cierro los ojos. Los músculos se destensan. Morfeo me llama a sus filas. Quizás mañana sea el día. Ojalá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s