En tus ojos

Sé cómo te hago el amor porque lo veo en tus ojos. Con ellos me dices todo sin palabras. Es nuestra comunicación más pura e íntima. En el primer abrazo, tu mirada es expectante, con destellos que hablan, “ven, lee en mi piel y dime quién soy”. Fijo mi pupila en la tuya y te atrapo. Nuestros cuerpos imantados dejan de resistirse al inútil espacio vacío. Las miradas han enlazado correctamente y la conexión está asegurada por mis brazos, mis manos, mis piernas, mi pecho, mis labios y mi lengua.

El color veteado del iris se disuelve en el negro profundo de la pupila dilatada. Hambriento y sediento, esperas todo de mí. Rendido, te ofreces todo a mí. Es tu mirada de inquietud y de ansia. Te tambaleas al borde del abismo. Sientes el vértigo, como si la vida se te escapara y yo fuera tu complaciente verdugo. Tomo entre mis manos firmes tu cabeza, sujeto con decisión tu nuca para que no puedas apartarme de tu visión, para no desvanecer la atención de tu mirada extraviada. Y sigo clavando mis ojos en los tuyos, sin parpadear para no perderte ni un segundo.

La entrega sigue el ritmo ascendiente de nuestra respiración. Tus ojos se hacen luna creciente, los párpados rasgados y una fugaz sonrisa pícara.  Yo también sonrío y te muestro todo el esplendor cómplice de lo que hacemos y de lo que está por venir. La fase de luna menguante me avisa de tu boca ya entreabierta. El engrosado labio superior, elevado con impertinencia, deja ver a medias la forma perfecta de tus dientes. Sin besarte, sin rozarte siquiera, acerco mis labios a los tuyos. Inspiramos y exhalamos el mismo aire, recorro la comisura de tu boca con la punta de mi lengua y te anuncio que ya puedes pasar, que lo más íntimo de tu ser ya debe estar en mí.

Tu alma rendida escapa desde tu pecho a la garganta, expelida entre los dientes,  penetra como un soplo desbocado a la circulación de mí ser. Me posees. Y cuando estás en mí y descubres la pureza de lo que siento por ti, en este instante, me precipito al océano profundo de tus pupilas oferentes. Y ya estoy dentro de ti también. Nos gozamos. Acoplados en la misma marea que nos agita, nos envuelve, nos retuerce, nos funde, nos sumerge y nos saca a flote en la tormenta que hemos invocado para que nos extermine y nos resucite sin parar, hasta hacernos uno, y el mismo.

Y todo lo que he imaginado contigo lo llevo a cabo, y nada me guardo, que no quiero vivir con deseos atrapados, ni lujuria enquistada, ni sueños muertos. Y te lo doy todo, y cuando en tus ojos percibo el leve temblor de la incontrolada excitación, me tenso y me enciendo y te quemo y te elevo y me adueño más de ti sin saber hasta dónde nos lleva este baile vertiginoso, que no hay camino, ni después, ni antes, ni aquí, ni allí, solo un vacío pleno con nuestros cuerpos, su conciencia sensorial y su íntimo encuentro.

Cierras los ojos, en una plegaria muda que implora más y que agradece mí devota entrega. Y yo no puedo dejar de mirarte porque en ello me va la existencia, tan intensa como el último segundo de vida. Cuando vuelves a abrirlos, me veo a mí mismo, como el reflejo de lo que eres, tan bello y tan amado, tan principio y tan final de todo lo que quiero ver.

Correrse es como morir un poco. Sello esta muerte fugaz, desnuda y placentera, con mis labios. Te devuelvo el alma para recuperar la mía. Calmas tus latidos, encoges tu cuerpo para que quepa todo entre mis brazos. Huelo la base de tu cuello, acaricio tu nuca con mi barbilla, siento tus latidos en mi piel, acompasamos la respiración. Ahora yo cierro los ojos y sigo viendo los tuyos,  como si no hubiera ni más mundo ni más vida además de la nuestra.

 

(Imagen: David Pineda)

Anuncios

2 comentarios en “En tus ojos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s