El juego de las sillas

¿Y si en el mundo fuéramos impares? Alguien estaría destinado a quedarse solo. Un juego de las sillas planetario. Yo siempre odié ese juego. La música burlona, los empujones, quedarte de pie como un tonto mientras los demás ya se han sentado y ríen: quien fue a Sevilla, perdió su silla. Ojalá pudiéramos turnarnos, piensas. Los demás parecen empeñados en probar todas las permutaciones sentimentales, como en una serie cuando se les acaban los personajes. No es que sobres. Lo que no ha llegado es tu turno, todavía. Pero habrá más partidas. Tendrás más suerte.

Anuncios

Un comentario en “El juego de las sillas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s