Lo que (no) dicen

Dicen que las vueltas son duras. Que cuando regresar no es algo libre, sino obligado, el peso de cada kilómetro cae como una losa. Dicen que, cuando uno se queda mirando a los pasajeros, podrá divisar, siempre en una esquina, como apartado de todos, a un pasajero que mirará por la ventanilla, imaginando que todo podría ser diferente, y no un golpe a base de recuerdos. Y dicen, también dicen, que cuando el tiempo, con sus posibilidades, no cure las heridas, lo único que se puede hacer es llorar y decidirse a seguir adelante.

Lo que no dicen es que las vueltas son la fina línea que separa la alegría de la tristeza. Que cuando alguien debe elegir entre muchos destinos, la tiranía de esa libertad, hará acto de presencia, impidiéndole tomar la decisión acertada. No dicen, por miedo a tener razón, que ese pasajero, al que miramos con pena, hace unos segundos ha tomado un zumo de uva, el favorito de uno de sus recuerdos, y ahora tiene clara la respuesta. Y no dicen, nunca te lo dirán, que el tiempo no cura las heridas, sólo las amortigua. Porque si de verdad queremos curar el dolor, sólo nos queda intentar olvidar, intentar demostrarnos que, una vez, no hubo más que momentos que compartir en fotografías.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s