It’s the end of the world as we know it, and I feel fine

Supongo que nadie está preparado para el final. Siempre hemos pensado que todos moriremos, equivocadamente, de mayores, a una edad indeterminada habiendo pasado muchos muchos años… e incluso entonces pensaremos que somos inmortales y sobreviviremos al resto de la población.

Cuando Edu se reunió aquella noche con sus amigos, tomando gintonics, lo tenía claro: estaban en la cuenta atrás del final. En cualquier canal de televisión sólo se veía una imagen negra para negra y una cuenta atrás que había organizado el Gobierno para saber aproximadamente cuando iba a suceder el momento en el que aquel asteroide reventara el Planeta Tierra, haciendo desaparecer a la humanidad. No había opción a la esperanza.

La calle estaba llena de gente gritando, llorando, incendios, al fin y al cabo, el caos ante el fin del mundo. En su grupo de amigos se escuchaba de todo, desde los que decían que esto era lo mejor que nos podía pasar, hasta los que lloraban desconsolados. Cada uno de ellos, a forma de terapia, fueron contando sus sentimientos, sensaciones, rabia contenida…. Cuando llegó el turno de Edu, se levantó y dijo:

“No estoy jodido. Absolutamente nada. Nadie de los aquí presentes vamos a poder evitar lo que va a pasar. Así que sólo puede decir que he sido muy afortunado. He querido, amado como el que más, aunque no me hayan correspondido o no haya sido todo como esperaba. Quiero a algunas personas como si fueran parte de mí, dándome cuenta que he tenido más grandes amores, y duraderos, de los que pensaba.

He disfrutado de pequeños momentos, y alguno grande, he cumplidos sueños, y he soñado mucho despierto. He logrado muchos de ellos, y los que no, lo he seguido intentando una y otra vez.

No puedo pensar de otra forma que cuando desaparezcamos, dentro de unas horas, podré sonreír y decir  “joder, qué bien que hayáis estado todos aquí, conmigo”. Haber disfrutado, reído, llorado, follado, disfrutado, gritado, jugado como si fuera un niño pequeño”

Sin duda he tenido una vida tan grande que me voy con la sensación de que he dejado algo bueno en cada uno de vosotros: una sonrisa, una canción, un momento en el que habéis dicho “Esto es felicidad”, ¿Qué más se puedo pedir?. Simplemente lo importante es terminar y pensar, ¿He hecho cosas con las que he disfrutado? Estoy convencido que la gente que me rodeo piensa que sí… hasta los más negativos. Me voy a ir muy feliz y pudiendo realizar una gran fiesta. Eso es una suerte. Y por eso os quiero agradecer a todos los que habéis hecho que mi vida sea estupenda porque sé, en este instante, que así ha sido. Y sí, esto es el amor más grande, esta sensación que tengo ahora mismo”

Levantó el brazo, brindó con sus compañeros. Un fuerte estruendo. El silencio.

Hay que vivir pensando que el día que te vayas mires hacía atrás y digas “Esto ha sido una gran aventura”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s