Somos vacas mirando el campo

A veces somos como vacas mirando el campo, observando el infinito, esperando algo. Pero la verdad de todo esto es mucho peor: somos como vacas mirando un trampantojo de un campo que nunca va a cambiar, que se va a mantener igual por siempre jamás.

¿Nos movemos para conseguir lo que queremos? No; creemos que lo intentamos y vivimos en esa seguridad del eterno ‘intento’. En secreto (o no tan en secreto), sabemos que nos acojona ir más lejos. Pasar al siguiente nivel.

Hace unos días conocí a un escocés que, después de pasar dos días en Granada, ha decidido venirse a vivir a la ciudad. Eso sí es arriesgarse y no quedarse mirando el trampantojo.

¡Dejemos de mugir, coñe!


Bueno, un último ‘mu’: mu. Ea, ya está.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s