The greatest love of all

Amarse a uno mismo es el comienzo de un idilio que durará toda la vida.
(Oscar Wilde)

Siempre me ha gustado esta frase de Oscar Wilde. No es algo que te enseñen. A amarse a uno mismo aprendes sobre la marcha. Un día no te queda más remedio. Es eso o hundirte. Y encima no vas a darles ese gustazo, ¿verdad? Ese día descubres el placer de tu compañía. Que te miran raro la primera vez que vas al cine solo y pides una entrada, pero que las siguientes ya no pasa nada, que de hecho disfrutas las películas de otra manera, más intensa, como si solo te hablaran a ti.

Descubres que muchas veces prefieres quedarte en casa y masturbarte, antes que aguantar a según qué hombres que en el fondo, como tú, solo piensan en su propio orgasmo. Mejor así. Y sorpresa, puedes ir a una cafetería a leer para desconectar del mundo. También puedes quedar con tus amigos, incluso con parejas de amigos, y reírte con ellos, compartir cena y copazos sin estar pendiente del móvil. Puedes viajar solo a ciudades nuevas, decidir tú mismo el rumbo, el ritmo, en qué calles te apetece perderte, tomarte todo el tiempo para sacar fotos a una fuente o degustar un capuccino. Nadie te meterá prisa.

Y no es que quieras estar así, soltero, toda la vida. Claro que no. Pero al menos, mientras lo estás, lo disfrutas. Comprendiste que no se trata de necesitar sino de dar la bienvenida. Con una sonrisa. Esa misma que le dedicas al espejo cada mañana.

Anuncios

2 comentarios en “The greatest love of all

  1. Muchas veces tienes la “mala suerte” de que cuando llegas a ese idilio contigo mismo, cuando consigues amarte con locura (de forma sana, nada de ser un Scrooge), aparece otra persona y se interpone. Ahí empiezan los celos, los momentos en los que te recriminas que ya no tienes tiempo para ti porque lo tienes que compartir con otra persona. Persona que también amas con locura. ¿A cuál eliges?

    Puede ser gilipollas pero que tu yo mismo sienta celos de la persona externa que te ha enamorado se da muchas veces y supone un problema para el desarrollo de la pareja. Es cuando se consigue llegar a un consenso y vivir los tres (dos) en armonía que se consigue la alegría y felicidad multiplayer.

    1. Hmm… nunca me había planteado esos celos de uno mismo hacia la otra persona y es cierto que existen, sí. Cuesta volver a converger con alguien cuando habías aprendido a disfrutar de ti y de tu tiempo. ¿Mejor solo o bien acompañado?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s