Salvajes

Naciste en cautividad. Desde pequeño, todo lo que te ha llegado son normas y restricciones. Han tratado de inculcarte qué es bueno y qué es malo, con qué se juega -depende del sexo con el que hayas nacido- o qué se come. De hecho, incluso han intentado condicionar tus gustos, tus creencias, tus aficiones e incluso tus decisiones. Durante la infancia, somos demasiado inocentes para concienciarse de la importancia que tiene recibir una buena influencia. Pero, si nos dormimos en los laureles, quizás este influjo llegue a condicionar nuestro futuro y lo que nosotros mismos estamos dispuestos a luchar por él.

Que nadie te engañe. Ni siquiera tú mismo. Las normas están para romperse y los límites para rebasarlos. Lucha por conseguir lo que quieres aunque el mundo te diga que no es para ti. Demuéstrales que tu naturaleza es salvaje y tu fuerza, indomable. No has nacido para vivir entre jaulas. No estás aquí para ser la atracción o la mascota de nadie. Eres libre y, como tal, tienes el privilegio de escoger tu propio camino.

Ruge con fuerza. No permitas que ninguna otra voz se escuche por encima de la tuya.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s