¿Nos tomamos un café?

Antes de que abrieras la boca ya sabía lo que me ibas a contar. Años de silencio interrumpidos por un mensaje de “¿Cómo va todo? A ver si quedamos” que en realidad decía mucho más. Tus manos entrelazadas sobre la mesa, sin tocar el café, y tu risa nerviosa preparaban la conversación. Para mí, en estos años que no nos hemos visto han cambiado tantas cosas que no podría contártelas en esta tarde. Tú, en cambio, sigues igual. Sólo hay una cosa que necesitas compartir. Intento acabar mi parte de manera resumida porque sé que tienes que explicarme algo que te está comiendo por dentro. Algo que no te deja dormir, que no te deja pensar, que no te deja vivir. Algo que se ha atascado en tu garganta con un nudo gigante que va a costarte sacar de ahí. Pero para eso he venido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s