¿Qué me dan? Que nunca pillo a la primera

Me cansé de esperar que mis cosas importantes fueran también la tuyas. Me cansé de mensajes sin respuesta. De respuestas a medias, de sobreentendidos mal lanzados. Me cansé de creer en relojes estropeados que darían la hora correcta dos veces al día. Me cansé de tener que jugar sin saber cuáles eran mis fichas. Y a veces me parecías tan guapo que dejaba de ver a los demás: de eso también me cansé. Y de no recordar mi nombre porque no lo decías, de no reconocerme en el espejo, de parecer el único loco. Me cansé, sí, pero ya descansé, ya comprendí, y ahora todo es distinto. Ahora, como Pastora, sé que no vale la pena tener un mundo dentro y no sacarlo pa’ fuera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s