El chico más guapo de la galaxia

Lo descubrí de casualidad, quizás de la forma más tonta. Estaban reformando ese bar que había visto durante toda mi vida en el barrio. Sí, ese que debe llevar la misma familia y que pasa de generación en generación. Allí estaba ese chico, ni delgado, ni fornido, pero con encanto. Trabajaba día sí, día también en la reconstrucción.

Poco tiempo después el bar volvía a abrir sus puertas. Siempre que pasaba de regreso a casa lo veía abierto pero, tardé tiempo en reparar, que él estaba tras la barra siendo uno de los camareros del sitio. Ese fue el momento en el que decidí ir con un amigo a verle más de cerca.

Nos convertimos como en esos jubilados que se van a mirar las obras, nosotros íbamos a ver al camarero. El primer día parecíamos esos clientes casuales que pasaban por el barrio, quizás para ir a un concierto, y que se tomaban antes unas cervezas. De cerca sus brazos impresionaban mucho más.

El segundo día dejamos claro que vivíamos en el barrio, con pequeños guiños de “Mi casa, que está aquí al lado, junto a la frutería de La Juani. Sí, esa mujer tan maja…”. El camarero se metió en la conversación, incitado por nosotros.

El tercer día ya éramos como uno más de los habituales. Un choque de manos, una sonrisa, preciosa sonrisa que tenía junto con esa barba perfilada pero como sin estar hecho aposta. Parecía el chico más guapo de la galaxia. Le hablábamos de música, cine, hasta le hacíamos listas recomendándole propuestas.

El cuarto día fui solo, mi amigo había quedado para follar, y fue tan simpático como siempre. Me dijo que como era que venía solo, y reí mintiéndole en plan “Es que mi novio se ha ido a follar con otro”. Por si no podía dejarle más claro que a mí lo que me gustaban eran los hombres. Sé que al menos se pasó un buen rato riendo, y la risa es parte de la conquista a una persona.

El quinto día, de nuevo con mi amigo, nos tocó animarle un poco ya que no estaba muy animado. No nos dijo el porque, pero conseguimos sacarle una sonrisa. Nos dio un abrazo cuando abandonamos el lugar. Una espalda de esas perfectas para agarrar y no soltar.

El sexto día que nos acercamos comprendimos cual fue el motivo de su poco ánimo. Descubrimos la que ya sospechábamos, tenía una novia y había discutido con ella. Ese día bebí con muchas más ganas y más cañas de lo debido.

Entre el sexto y el séptimo día pasaron bastante más días de lo normal. Tantos que llegamos al día de Nochebuena. Supondríamos que ese día el bar cerraría antes, así que nos plantamos a media tarde.

El séptimo día aparecimos con espumillón, confeti y todo elemento hortera típico de estas fechas. Cuando llevábamos unas cañas y estábamos a punto de marchar, le di una carta. Todo un giro de efecto que ninguno de los dos esperaban… Pensé en un momento de carteles a lo ‘Love Actually’ pero creí que eso podría haber hecho directamente que saliera por la puerta.

Esa carta no decía más que “Es un placer verte cada día con tu sonrisa tras la barra, siempre consigues que salga de allí con otra sonrisa” y le acompañaba un muñeco de un oso de peluche abrazado por una niña. Muy moñas de todo, plenamente navideño.

Tardamos unos días en volver. El octavo día aparecimos por la puerta como si nada, y nos sonrió, como hacía siempre. Hablamos de todo, charlamos, comentamos y al irme me entregó otro sobre. Eso si que fue aún más sorprendente.

Al abrirlo, cuando salimos de allí, leímos “Que un chico interesante te suelte piropos no es algo habitual. Espero que vengas por aquí muchas tardes, conocerte me hace mejor persona”.

Conclusión: Decir las cosas a las personas que queréis, o queréis conocer, puede que el resultado no sea el que esperáis, pero puede que te des cuenta que, al final, lo importante es lo que dejamos en otras personas aunque no seamos capaces de darnos cuenta

Anuncios

Un comentario en “El chico más guapo de la galaxia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s