Shine your light

Desde este punto de la galaxia, la Tierra no tiene más importancia visual que la que pueda tener cualquier otra estrella. Sin embargo, no son pocas las veces que pierdo la noción del tiempo observándola a través de la escotilla. Resulta pequeña e insignificante en el cosmos, tanto que ni siquiera tiene un brillo que permita identificarla si no la conocías de antemano. Pero es su contenido, las personas que habitan en ella y sus maravillosos y desconocidos paisajes los que me motivan no sólo a proseguir con esta misión, sino también a seguir respirando día tras día. En una rutina donde todo resulta imprevisible, los recuerdos y las ganas de crear unos nuevos cuando esta odisea espacial acabe son lo único capaz de evitar que la sonrisa y la determinación desaparezcan de mi cuerpo. Y es posible que haya necesitado la distancia para constatar que no somos el centro del universo, pero también para descubrir que sois la constante que me impide perder la órbita.

Que nadie os haga creer que vuestras vidas no valen la pena. No permitáis que nadie apague la luz que emitís, puesto que nunca sabes quién la puede necesitar. Yo también seguiré emitiendo la mía a miles de kilómetros de distancia, por si acaso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s