El origen

 

  No sé dónde ni cuándo empezó, pero empezó. Puede que sucediera mientras esperaba en la plaza a que llegase o puede que cuando desperté con sus brazos rodeándome. A veces pienso que pudo ser cuando me acariciaba la mano mientras veíamos aquella película o cuando le observaba desde la otra punta de aquél local, otras creo que fue cuando empecé a echarle de menos tras verle desaparecer en su coche tras la esquina o cuando sus ‘buenas noches’ en forma de mensaje se convirtieron en una necesidad. 

 Sinceramente, todo tuvo que ver. Todo eso lo originó.

 Sí, creo que ese fue el origen. Mi origen.

 El otro origen, el general, ya lo explicó Aristófanes por Platón y ya lo cantó Hedwig por John Cameron Mitchell.

     

 

                      “Deny me and be doomed”.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s