Formas de no sentirse solo

—No esperabas que la noche fuera así, ¿verdad?

Me preguntó aquello y tuve que sonreírle suave, para que no me notase decepcionado. Tenía razón, en el fondo. Al acicalarme en casa y hasta ponerme esa colonia que tanto me dolía gastar, esperaba otro desenlace. Lo típico. Lo que esperaría todo el mundo, vaya. Pero de todas las formas de no sentirme solo, al final esta había resultado ser la mejor de todas. Un abrazo dura lo mismo que un polvo, pero es más agradable. Me reacomodé entre sus brazos. Él aumentó la presión. Solo un poco, lo justo. Sabía que los dos teníamos las mismas ganas de dormir tranquilos en nuestras camas. Y aun así íbamos a alargarlo como el último trago de una botella.

—Un ratito más, hasta la siguiente canción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s