#DolceFarNiente

Siempre me habían dado un poco de rabia los homosexuales famosos que “no hablan de su vida privada”. Entendía sus motivos: sí, a nadie le importa con quien se acueste uno. Pero ¿se andarían con tantos rodeos y secretismos si en vez de con un hombre compartieran cama con una mujer? ¿O se sumarían en ese caso a las fotos de vacaciones y los reportajes de bodas?

Todo eso lo pensaba antes de las redes sociales. Ahora todos subimos a Instagram la foto de una tarta, pero escondemos a la persona con quien la estamos compartiendo. Por prudencia. Para evitar los inevitables chismorreos. Para zorrear a gusto. Porque a nadie le importa eso. El día a día de nuestra mascota y sus monerías, eso sí lo documentamos en público.

Poco a poco, se imponen los detalles insignificantes. Hay que aparentar a toda costa. Pretender que todos somos solteros de oro y exhibir en estados, fotos, tweets brillantes nuestra envidiable vida. A todo lo que no quepa en ese cuadrado, le aplicaremos el filtro del silencio. La cámara la sostienen unas manos invisibles. Solo tenemos que acordarnos de lucir siempre nuestra mejor sonrisa. Hashtag: #dolcefarniente. De tanto fabricar esa libertad despreocupada, ¿acabaremos olvidando quién nos hace sonreír?

Dolce far niente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s