Sigue el camino de baldosas amarillas

Un recorrido. Un conjunto de baldosas amarillas donde ir saltando de una a otra. Recuerda como era aquello que decían en El Mago de Oz. Suena esa canción que siempre te transporta. Respiras hondo. Pisas la primera baldosa amarilla que te encuentras. Un pie en alto tratando de mantener el equilibrio para poder saltar a la siguiente. Tambaleas y uno de los pies sale a una baldosa gris. El otro permanece en su lugar tambaleante. Miras a la lejanía. No puedes desfallecer. Debes seguir ese camino.

Te tomas un momento de relax. Dejas los dos pies dentro de una baldosa amarilla. Ahora el proceso se ha vuelto rítmico. Das pequeños saltos como si fuera una coreografía en aquellos juegos infantiles que había que ir saltando en determinados números. Vas disfrutando de los movimientos, sin tenerle miedo. Vuelves a ser pequeño.

Se acerca el final del camino. ¿Debo quedarme en la última baldosa amarilla? No hay más delante de mí, simplemente un camino multicolor sin amarillo.¿Debería regresar hacía atrás? Me dijeron que la felicidad sólo llegaba hasta aquí. Si doy un salto más estaré fuera. Miro hacía arriba: ¿Quién dijo que la felicidad está en un solo camino? Salto a una baldosa roja, una azul… Ya no hay vuelta atrás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s