El cosmonauta que se conformaba con verme fumar sentado en el alféizar de la ventana

 

 Cena, postre, copa (tú), cigarro (yo) −también pan recién hecho por ti para el desayuno−.

 Te he visto, te he oído, te he soñado, te he reído y te he llorado. De lejos, de cerca, tras un cristal. Incluso, a través del espejo negro, te has aparecido.

 Lo haces, te apareces. Muchas veces. Te apareces y nos comportamos como amantes adolescentes, con miradas tímidas y furtivas, medias sonrisas y sonrisas completas. Llenas. Manos en mi hombro con leves caricias que acababan siendo rozadas por una barbilla perennemente frondosa y dedos en tu pelo que terminaban siendo anillados por tus rizos vivos y sin control. Sí, esos rizos que han vuelto y que una Noche de Reyes dijiste que serían míos.

 Siempre tuviste facilidad para saber lo que decía sin que estuviese escrito o pronunciado.

 Siempre supiste leerme entre líneas.

Mientras me curo, me conformo con verte mientras fumo sentado en el alféizar de la ventana.

Air – Highschool Lover

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s