Abre tu regalo

A veces apetece hacer un regalo porque sí, como quien da un beso porque sí. ¿Por qué me besas ahora? Porque quiero. ¿Por qué me haces un regalo? Porque quiero. Te hago este regalo porque lo he visto y me he acordado de ti. Porque me gustaría que recordaras este día cada vez que lo veas en la estantería. Porque me hace ilusión tener detalles contigo. Te hago un regalo porque sí.

De pequeño me daba pena recibir regalos. Los recibía muy agradecido, sí, pero al final del día los ponía todos juntos, los miraba y me ponía triste. ¿Por qué me hacen regalos? Se han gastado mucho dinero y no hacía falta, pensaba. Aún no había descubierto que la ilusión que hace buscar un regalo para alguien a quien quieres puede ser tanto o más grande que la ilusión por recibirlo.

Hoy sabes que vas a tener un regalo y ya no puedes controlar la emoción. Tu curiosidad me mira a los ojos mientras tu sonrisa nerviosa empieza a rasgar el papel. Sabemos que en el fondo no importa lo que haya dentro, sólo por este envoltorio tan bonito ya ha valido la pena viajar toda la tarde. Jugarás a adivinar lo que es por el tacto. Un libro, un videojuego, un gato con una mochila, una planta o unos globos de colores. Da igual, esa expresión no va a desaparecer de tu cara de ninguna manera. Porque sí, para mí, el regalo es estar aquí devolviéndote la sonrisa por tu cumpleaños.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s