Crónicas desde la Ingravidez. Nº 002

Aquellas canciones habían creado una conexión con la Lucky Star. Se sentían poderosamente atraídos hacía ella. Era como una potente fuerza gravitatoria, un imán gigante, el poder de un gran amor, de un orgasmo lleno de pasión, de un río desbocado…

Al final de aquellas estelas se podía perfilar que había algo más. Se iluminaron en la oscuridad cuales soles. Se perfilaban las figuras de siete humanos en su interior, destelleando fulgurantes, haciendo que el espacio tuviera más brillo.

A toda velocidad la nave los atrajo como si fueran rayos atraídos hacía una señal. A más cerca estaban más se iluminaba el interior de aquel extraño barco espacial. Iban dejando un resto de polvo estelar. Los siete entraron por las diversas válvulas al interior, como si hubieran sido sangre que de repente bombeaba un corazón que estaba moribundo.

La Lucky Star estaba viva, bombeaba energía como nunca se le había visto. Los siete miembros se dirigieron, casi de forma inconsciente, hacía un gran salón en el centro de la nave. Se miraron de forma extraña unos a otros, como si se conocieran de otras vidas.

Este no era el final del viaje, era el comienzo de una gran aventura que nunca olvidarían. Por fin el destino había conseguido juntar a los hombres encontrados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s